Café y transición profesional

Mira que historia:

Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntó para visitar a su antiguo profesor. Pronto la charla devino en quejas, acerca del interminable 'stress',que les producía el trabajo y la vida en general. El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más ecléctica: de porcelana, plástico, vidrio, cristal ,unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras, otras realmente exquisitas...

Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café, recién preparado. Cuando lo hubieron hecho, el viejo maestro se aclaró la garganta, con mucha calma y paciencia... se dirigió al grupo:

Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas se terminaron primero y quedaron pocas, de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere, lo mejor para sí mismo.

Ésa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos... al 'stress.'!!!!

Continuó:

Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café.

En verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos.

Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores.

Después se pusieron a mirar... las tazas, de los demás.

Ahora piensen en esto:

La vida es el café.

Los trabajos, el dinero, la posición social, etc. son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida y el tipo de taza que tengamos... no define ni cambia realmente... la calidad de vida que llevemos.

A menudo, por concentrarnos sólo en la taza... dejamos de disfrutar el... café. La gente más feliz no es la que tiene lo mejor de todo, sino la que hace lo mejor, con lo que tiene !!!!

Y recuerden que: la persona más rica no es la que tiene más, sino la que necesita menos

DISFRUTA TU CAFÉ. ..... !!!!!!!

Te pongo esta historia porque en transiciones profesionales aparecen regularmente quejas y obstáculos, insatisfacciones con poco sustancia. Como en el cuento sólo son las tazas: merezco cobrar más, mi jefe no me gusta, estoy cansado de lo mismo...y nada más. Son motivos legítimos pero de una significación muy pobre, por ahí no aparece energía para sostener la transición y afrontarla es...el chocolate del loro.

Lo importante es el café /la vida y cómo te sabe; si te llena, si te gusta lo que estás tomando, si piensas que podrías tomar otro tipo de café o cualquier otra cosa, si decides seguir tomando o no, como ese café significa tu vida, etc pero no la taza hombre, no te confundas que eso es sólo el envase.

Nada más seguimos y si te gusta tu café sigue tomando y si no pues decídete y empieza algo distinto.

Toni

1 comentarios:

15 de mayo de 2009, 8:58 Sara Cobos dijo...

Toni, es una magnífica reflexión en estos momentos en los que valorar lo importante, y darle valor a nuestras vidas, más allá de lo puramente exterior, es un buen camino a seguir.


Gracias por "tu café"

Arazos!
Sara

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación, las ideas y opiniones que recogemos hacen que trabajemos para darte un mejor servicio.